SocialReacher Blog » Actualidad »Afrontar cambios en la vida laboral
Actualidad

Afrontar cambios en la vida laboral


La tendencia en el mercado laboral está cambiando, con ello,  la forma de trabajar y de asumir, por parte de trabajadores y gerentes, el futuro laboral que nos espera. Si antes era habitual ver a una persona permanecer en la misma empresa e incluso en el mismo puesto durante décadas, ahora el deseo de cambio es cada vez mayor.

Hace tan solo unos años, el mantener un trabajo durante prácticamente toda una vida, era símbolo de estabilidad, seriedad y profesionalidad. Hoy en día, en un mundo laboral tan competitivo y vertiginoso, estar durante un largo tiempo en el mismo lugar es sinónimo de estancamiento y poca ambición.

Tiempo atrás, la idea de éxito profesional era perdurar en el trabajo, lo cual nos daba más posibilidades de promoción. Para esto, había que adaptarse a las exigencias de la empresa, tanto relacionadas con las condiciones del puesto como con los aspectos económicos, pese a ser injustas para el empleado. Actualmente, los trabajadores necesitan nuevos retos cada día, ya no vale con asegurarse una estabilidad o un sueldo a final de mes. Hoy por hoy, la felicidad que aporte el trabajo, los retos y metas diarias,  y la proyección del puesto, son algunos de los aspectos que hacen que “los nuevos trabajadores” decidan cambiar de empleo y buscar algo que les motive o llene más.

Tan grande es el cambio en la concepción de la carrera laboral, que muchas empresas a la hora de contratar, piden que las experiencias laborales de los futuros empleados sean cuanto más variadas mejor. Cada vez más, se valora que el empleado sea una persona relativamente inquieta, que tenga ganas de descubrir nuevas experiencias, y la adaptabilidad que esto supone. No se trata de cambiar continuamente de puesto de trabajo, ni esto es lo que se premia, pero sí, de buscar el camino hacia una carrera laboral satisfactoria y productiva.

La adaptación a esta nueva forma de concebir el trabajo, no es todavía una realidad al cien por cien. A día de hoy, seguimos conviviendo generaciones con mentalidades laborales muy distintas. ¿Quién no conoce a unos padres que aconsejan a sus hijos mantener a toda costa un trabajo, pese a que suponga malas condiciones o su infelicidad? Esto, para suerte de muchos, está cambiando, y lo bueno es que hoy en día conocemos más opciones, tenemos la mentalidad más abierta y nos planteamos la opción de decidir y elegir cuando algo no cumple nuestras expectativas.

 

¿Puedo cambiar de sector laboral?

Otro de los grandes retos actuales es terminar de aceptar que el cambio de sector es también una opción, tan válida como cualquier otra. Atrás queda el encasillarse dentro de una única profesión y querer ejercerla para siempre. Los ejemplos de personas que deciden “cambiar de rumbo” son cada vez  más comunes para todos nosotros. Personas que, tras un tiempo ejerciendo la profesión a la que decidieron dedicarse en un momento de su vida, ahora deciden darle un giro y volver a empezar.

El volver a empezar o empezar de cero, es uno de los mayores miedos que asume una persona cuando elige un cambio así, incluso, muchas otras personas nunca se deciden porque esto les frena. La sensación de un nuevo comienzo, es común tanto si cambiamos de sector como si lo hacemos dentro del mismo.

 

Analicemos los mayores miedos al cambio:

  • Miedo a lo desconocido

Hacerle cara a una situación nueva para nosotros es uno de los mayores factores que evita el cambio. ¿Qué me encontraré? ¿Sabré asumir este nuevo rol o situación? Lo desconocido hace que descubramos aspectos positivos nuestros totalmente ocultos, y esto, es muy gratificante.

 

  • Miedo a cometer errores

No sabré como desempeñar ciertas tareas, no tengo la experiencia suficiente como para desarrollarlas a la perfección. Este, es un pensamiento recurrente cuando escogemos un cambio laboral. Todos cometemos errores, no estamos libres de ellos. Hay que asumirlo y entender que los errores nos hacen aprender y nos ayudan a emplear nuevos recursos para no volver a cometerlos.

 

  • Miedo al fracaso

El rey de los miedos. Es el gran poderoso capaz de no dejarnos avanzar. ¿Estaré tomando la decisión adecuada? ¿Puede que esta sea una elección errónea y empeore mi situación en lugar de mejorarla? Fracasar también está dentro de las experiencias de la vida y no siempre tiene que ir implícita en un cambio. Transforma esta experiencia en un nuevo aprendizaje y, sobre todo, no dejes que te desvíe de tus objetivos, tan solo, elige el plan B para llegar a ellos.

 

  • Miedo a fallar a nuestro entorno

Nuestro entorno juega un papel clave en la toma de decisiones. Es habitual que dudemos si alguien que nos aprecia nos recomienda hacer justo lo contrario a lo que estamos decididos. ¿Doy el paso si las personas que más me quieren me aconsejan todo lo contrario? Sí, debes dar ese paso, no hay nadie que esté dentro de ti, de tus emociones y pensamientos. Solo tú tienes la clave de esa decisión y entiendes los motivos. Si tu entorno te ve decidido, te apoyará.

 

Un cambio de trabajo, implica miedos muy comunes. Piensa en positivo, supéralos y avanza, es importante creer en ti. Si decides realizar el cambio, recuerda que implica gran valentía, decisión y determinación. Aspectos muy valorados en lo que respecta al mundo laboral. Tienes todo un futuro por delante, date el privilegio de decidir tu camino.

 

Actualidad
Diferencias entre embajador de marca y brand lover
Actualidad
Bienvenidos a SocialReacher
Actualidad
Gamificación en las empresas: una herramienta útil para motivar y retener el talento
Todavía no hay ningún comentario

siete + Diez =